Mota

39
Views

Un hematona que muerde el parpado y salpica
palabras burdas
invoca a los dioses de blanco
al fierro de sus navajas, al tan acostumbrado
quejido calvo y seco,
que desvaría al lastimar la el ojo.

El cuajo de carne resalta invisible a la visión
pedazo gris y pueril del adepto
cosas extrañas
el espejo lo retrata blanco y redondo
vecino del iris
y asilado; como una basura en el espacio.

Con la aguja la pincho y al dentellar explota
y la sangre anuncia
entre gritos y cantos de masculinas sirenas.
No quiero ir al olimpo ausente de color,
prefiero un chasco
y el dolor entre pasos de gigantes. – Se que al tiempo todo desaparecerá –

Todos los derechos reservados

Article Tags:
·
Article Categories:
Divagaciones

Dramaturgo, bloguero, y roto!

Comments are closed.