Crack

21
Views

Cuando entras encuentras cajas, sillones, y vagones vestidos de amarillo que utilizan para guardar ropa, almorzar, prostituirse, pensar. Para todos los fines que el ignorante adinerado jamás se pudo sospechar, en su mente egoísta.

Cuando sales visitas muertos, psicodélicos intransigentes que se pavonean en los cadalsos de sus manicomios mentales, en sus cárceles de pavor, en la ruptura de sus sentidos, en sus bestialidades, en sus efigies, en sus besos flageladores.

Cuando subes encuentras electricidad, flotando en el denso matiz de un pezón podrido en las tetas de un anacoreta. Que se mutila, que habla solo, que se bebe los ácidos de los sabios, y que devora los libros, los sueños, los ojos. Mandando en tus pesadillas.

Cuando desciendes encuentras desmembramientos, huesos de los abogados del cerebro, un cielo desierto color berenjena, un marciano criador de humanos, para vender sus órganos, arruinar sus uñas, comerse sus testículos, y absorber su virilidad.

Cuando huyes te pierdes en fosas, con los gusanos de pus de las ascuas del un Rosacruz, con el malabarismo de las palabras de un fornicario, y la carne que se come el verbo. Te da miedo, te ignominas, te avergüenzas, y corres a la puerta.

Cuando corres te vas desconectando de lo real, pasando a planos etéricos y a alusiones mentales. Reconociendo tu peligro, pero estando desubicado en tu frágil pensamiento. Te inyectan demencia, concuspiciensia, éxtasis, pero continúas huyendo.

Cuando te caes en el vacío se te acelera el corazón y los sudores fríos recorren tu cuerpo inmóvil. Se te suelen congelar las ideas sagaces. En el aire, tocan la puerta de tus internos y te saluda la muerte. Empiezas a volar, huyes, corres. Analizas el valor de vivir.

Cuando luchas cuerpo a cuerpo el vapor del miedo se te escapa por tu aliento. Lanzas tu hoz afilada y sueles hacerle daño. Crees que la estas venciendo. Te da alegría ser un vivo que esta superando la batalla con el monstruo más temible de todos.

Cuando te han roto tu hoz y la insignia escalofriante que te quiere consigo esta débil, te adelantes y te le avalanchas encima, rompiendo sus poderes, venciendo sobre ella. Te aventuras a su yugular y escuchas un fuerte crack que te da el placer de la victoria.

Cuando despiertas te das cuenta que tu hermanita de 6 años que dormía en tu cama esta muerta. La has estrangulado

Article Tags:
· ·
Article Categories:
Divagaciones

Dramaturgo, bloguero, y roto!

Comments are closed.